Implantología

Los implantes son dispositivos diseñados para reemplazar la raíz del diente perdido y consisten en fijaciones de titanio que se colocan en el maxilar o la mandíbula. Este sistema representa la opción fija, definitiva y más innovadora para reponer los dientes.

El implante se une al hueso a través de un proceso biológico llamado osteointegración, mediante el cual el organismo establece una relación entre el hueso y la superficie del implante.

Una vez que este proceso ha tenido lugar, el implante queda fusionado al hueso y puede soportar una prótesis.

Esta es una de las ramas más solicitadas gracias a los avances que ha desarrollado, con nuevos tipos de implantes cada vez más sofisticados y duraderos.