Desvitalizaciones (Endodoncias)

Las lesiones que requieren tratamientos de conducto, también conocidos como desvitalizaciones, pueden ser provocadas por infecciones, caries profundas, traumatismos o desgaste dental. Su principal objetivo es eliminar las bacterias y preservar la pieza dental, el hueso y la encía circundante, así como mantener su funcionalidad. Durante el tratamiento, se elimina la pulpa dental, que es la parte más interna del diente, y luego se rellena y sella con un material inerte.

El proceso en sí es indoloro, pero es posible que después de que los efectos de la anestesia desaparezcan, el paciente experimente una ligera inflamación y algunas molestias.

Estos síntomas deberían desaparecer en unos pocos días después de realizar la endodoncia.

También es normal sentir sensibilidad dental ante ciertos estímulos, como las bebidas muy frías.