Coronas de Porcelana

Si una pieza dental está muy deteriorada o frágil, una nueva corona de porcelana es probablemente la mejor solución. La colocación es rápida y el resultado final muy satisfactorio. La corona en porcelana o en metal – porcelana presenta ventajas estéticas, con excelentes cualidades funcionales y una duración de primer orden. Las fases del tratamiento: Habitualmente, la nueva corona estará colocada solo en 2 sesiones con un intervalo de una semana entre ellas. Las molestias y efectos adversos son mínimos.

Antes de la intervención

El dentista hace una primera evaluación y realiza una impresión de las coronas existente. La impresión se usará como modelo de estudio para crear las nuevas coronas.

Preparación del diente

La preparación del diente se realiza en la sesión de tallado. Se coloca una corona provisional.

Colocación de la nueva corona

A la semana aproximadamente la corona definitiva se coloca en la pieza tratada. Normalmente la conservará toda la vida.

Resultado final

El resultado es un nuevo diente que se confunde armoniosamente con los demás. Se debe cepillar como los otros, y usar la seda dental, como le aconsejará el dentista.

Alternativas:

La corona solo porcelana representa el máximo resultado estético. Es imposible obtener su acabado y aspecto natural con la corona de interior metálico.

Corona metal-porcelana

Sin embargo, la corona metal-porcelana es una solución clásica muy conocida. En ciertas situaciones es aconsejable su uso debido a sus características funcionales y su precio.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.