Blanqueamiento dental

La mayoría de nosotros tiene en su juventud dientes blancos brillantes, gracias a su superficie de esmalte. Compuesto por barras microscópicas cristalinas, el esmalte dental está diseñado para proteger los dientes de los efectos de la masticación, el rechinar, el trauma y los ataques con ácido causados por el azúcar. Pero con los años el esmalte se desgasta, haciéndose más transparente y permitiendo que se muestre el color amarillo de la dentina (el material del diente central).

Durante la masticación, la dentina se mantiene intacta, mientras que se producen en el esmalte millones de micro-grietas. Estas grietas, así como los espacios entre las barras cristalinas del esmalte, las que poco a poco se llenan de manchas y residuos. Como resultado, los dientes con el tiempo desarrollan una apariencia opaca y sin brillo.

El blanqueamiento dental elimina las manchas y suciedad, dejando abierto y expuesto el esmalte de las grietas. Algunas de las grietas son rápidamente remineralizadas por la saliva, mientras que otras se llenan de nuevo con restos orgánicos.

Hay tres métodos principales para blanquear los dientes en la actualidad. Los tres se basan en diferentes concentraciones de peróxido de hidrógeno y diferentes tiempos de aplicación.

Blanqueamiento en el consultorio. El cambio significativo de color en un corto período de tiempo es el principal beneficio del blanqueamiento en el consultorio. Este proceso incluye el uso cuidadosamente controlado de un gel de peróxido de relativamente alta concentración, que es aplicado a los dientes por el dentista o técnico entrenado después de que las encías se hayan protegido con un protector de goma. En general, el peróxido queda en los dientes por varios intervalos de entre 15 a 20 minutos, los que suman una hora (como máximo). Aquellas personas con manchas particularmente obstinadas pueden necesitar una o varias sesiones adicionales de blanqueo, o se les puede pedir que continúen con el tratamiento en el hogar.

Kits profesionales para el hogar. Muchos dentistas opinan que los kits profesionales de blanqueamiento pueden producir los mejores resultados en el largo plazo. Estos kits son fáciles de usar, y utilizan una menor concentración de gel de peróxido, el cual queda en los dientes durante una hora o más (a veces durante la noche). Cuanto menor sea el porcentaje de peróxido, más tiempo puede permanecer con seguridad en los dientes. El gel se aplica a los dientes utilizando un dispositivo especialmente fabrico a medida que se asemeja a los protectores bucales.

Blanqueamiento casero. La opción más barata y más conveniente para blanquear los dientes es el kit casero de blanqueo, el cual se compra en una tienda y contiene un gel blanqueador con una concentración inferior a la del tratamiento profesional. El gel se aplica a los dientes a través de una boquilla de tamaño único o de tiras blanqueadoras. En muchos casos, este tratamiento sólo puede blanquear algunos de los dientes frontales, a diferencia del servicio ofrecido por un profesional especializado

Riesgos y Problemas del Blanqueamiento Dental

Es recomendable que no se realice el blanqueamiento de dientes en las siguientes circunstancias:

Edad y problemas de embarazo. El blanqueamiento no está recomendado en niños menores de 16 años. Esto se debe a que el nervio del diente continúa creciendo hasta esa edad. Blanquear los dientes en esta condición podría irritar la pulpa o hacer que se vuelvan sensibles los dientes. El blanqueamiento dental no es recomendado tampoco en mujeres embarazadas o lactantes.

Dientes sensibles y alergias. Los individuos con dientes y encías sensibles deben consultar con su dentista antes de realizarse el tratamiento de blanqueamiento dental. Cualquier persona alérgica al peróxido (el agente blanqueador) no deben usar un producto blanqueador.

Enfermedad de las encías, esmalte desgastado, caries, y raíces expuestas. Los individuos con gingivitis, periodontitis, o dientes con el esmalte desgastado deben, en generalmente, ser desalentados de someterse a un procedimiento de blanqueamiento de dientes. Las caries deben ser tratadas antes de someterse a cualquier procedimiento de blanqueamiento. Esto se debe a las soluciones para blanquear penetran en cualquier deterioro existente y las áreas internas del diente, lo que puede causar sensibilidad.

Expectativas poco realistas. Las personas que esperan que sus dientes se vean completamente blancos luego del tratamiento podrán verse desanimados por los resultados. Los fumadores deben ser conscientes de que sus resultados serán limitados a menos que se abstengan de seguir fumando, en particular durante el proceso de blanqueo.

Dientes con manchas oscuras. Los dientes amarillentos responden bien al blanqueamiento, los de color marrón responden no tan bien y los de color gris o morado a oscuro, no suelen responder a la decoloración en absoluto.

En lo que respecta a los riesgos del tratamiento, los dos efectos secundarios que se producen con mayor frecuencia con el blanqueamiento dental es un aumento temporal de la sensibilidad dental y la irritación de los tejidos blandos de la boca, sobre todo en las encías. La sensibilidad dental a menudo se produce durante las primeras etapas del tratamiento de blanqueamiento. La irritación de los tejidos más comúnmente es el resultado de una boquilla mal ajustada y no del agente de blanqueamiento de dientes. Ambas condiciones por lo general son temporales y desaparecen al cabo de uno a tres días de detener o completar el tratamiento.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.